Muy agradecido a los seguidores de este blog, os informo de que termina esta experiencia a la par que acaba el año. La noche que viene es la de los grandes propósitos, ya sabéis, y uno de los míos consiste en ... digamos que administrar mejor la aceleración del tiempo. Ojalá se cumpla esta aspiración y también todas las vuestras. Gracias.

Julio.

Nochevieja de 2013.


martes, 10 de diciembre de 2013

De Trobaniello a Porcinero con Jovellanos y Boccherini.





Peña Ubiña desde Torrebarrio, 6 diciembre 2013.


Miércoles, 27. Salida a las seis y media. Camino Real.  A la derecha la famosa Peña de Ubiña, que se cree ser la más alta de España. Se ve desde tierra de Segovia y desde muy dentro del mar. Los de Cudillero, que navegan por ella, la llaman La Becerra.


De los Diarios de Jovellanos:  Viaje a León en junio de 1792.





Boccherini (Lucca, 19-02-1743 / Madrid, 28-05-1805.
Jovellanos (Gijón, 5-01-1744 / Puerto de Vega, 27-11-1811).


En 1789 la Revolución Francesa puso las orejas de punta a la aristocracia española y a los políticos más conservadores. Desde Palacio echaron el ojo a los  intelectuales reformistas y se deshicieron de ellos a la primera ocasión. A Jovellanos lo enviaron a Asturias con la instrucción expresa de que no regresara hasta nueva orden. Durante ese primer exilio siguió prestando grandes servicios a su provincia y al estado y por esta causa viajó mucho. En junio de 1792, siendo Subdelegado de Caminos de Asturias, vino a León y a El Bierzo y entró en Babia por el Puerto de Ventana y Torrebarrio.






La brañina de Trobaniello. Al fondo, el pueblo de Ricabo.

Para ascender por la vertiente asturiana utilizó el Camino Real de Quirós que viene a confluir el de Teverga -la actual carretera- justamente en el Puerto de Ventana. El día 5 de junio pasó junto a las ermitas de Trobaniello y Porcinero. 




Brañina de Trobaniello.








Prosigue Jovellanos: En lo alto de las revueltas se ve la gran cañada -se refiere a Páramo y el desfiladero de la Estrechura- y montes que describen el Concejo de Teverga.



Páramo desde Trobaniello. 

En lo hondo, tal como lo vio Jovellanos, el pueblo de Páramo y la entrada al desfiladero que llaman La Foz de La Estrechura, en cuyo extremo opuesto está la famosa Cueva Güerta y el pueblo de Fresnedo. 


  
Llegando junto a la ermita de Trobaniello y habiendo salvado el desnivel de
830 metros que media desde la aldea de Ricabo, escribió en su diario:
subida penosísima, lo fue más por habernos cogido una copiosa lluvia.





 


Nuestra Señora de Trobaniello.

Esta imagen fue obtenida utilizando como soporte para la cámara una mórbida y adaptable bota, más que mediada de vino, que Manolo el de Arbas encajó en el ventanuco minúsculo de la puerta. Exitosos resultaron la foto y el vino.



... el puerto es alto, de excelente suelo y donde se pudiera hacer un buen camino veraniego.

 




A fuerza de subir y dar vueltas se dobla la Peña de Parada y sigue buen camino
hasta encontrar el de Teverga, que se une en la garganta misma que hacen las alturas
y en una bajada -que acaso tomó el nombre de Ventana- acaba Asturias.




Se aprecia en la nieve el antiguo Camino Real que baja del 
Puerto de Ventana al pastizal de Los Chamuergos y Porcinero.


Desde Ventana se baja a Porcinero donde no hay abrigo alguno. 
Serenidad, descanso, continuación del camino; encuentro de un gran rebaño 
de merinas de la cabaña de Béjar, hoy de Fernán Núñez. Se conoce otro clima 
y otro país. Casi ningún árbol -y estos pelados-, casi ningún cultivo excepto 
algún centeno; poca hierba de siega, mucho pasto fresco y corto.  


Jovellanos no encontró abrigo alguno en Porcinero aunque el Catastro de Ensenada
refiere que hay dos casas para albergue y hospicio de pasajeros así como para los que visitan el Santuario. Quizá por ocurrir este viaje en junio, con días largos y mejor tiempo, los vecinos que atendían la venta andaban a la hierba o en otras ocupaciones.

Iglesia de San Claudio en Torrebarrio, renovada sobre una gran peña.

Torre de Barrio -anotó Jovellanos-, lugar compuesto de tres barriadas al pie de una gran peña con un riachuelo y en llano. Casas pajizas. Una ermita nueva e iglesia renovada sobre una gran peña.





____________________________________________________________


Entre Porcinero y Trobaniello median seis kilómetros y medio de los cuales el tramo más largo, el que discurre por términos del Principado, es prácticamente llano y de excelente suelo. Buen camino -veraniego o invernizo o de entretiempo- para pasear y recordar al ilustre asturiano. En tiempo de Jovellanos también abundarían en política los profesionales de la mamandurria, como hoy ocurre, pero ¿cuántos políticos hay hoy con la talla del gijonés?

¿Y es posible que vuesa merced no sabe que las comparaciones que se hacen de ingenio a ingenio, de valor a valor, de hermosura a hermosura y de linaje a linaje son siempre odiosas y mal recibidas? (El Quijote, II, 23).





1 comentario:

Héroe de Leyenda dijo...

Una ruta muy recomendable... A ver si de este verano no pasa... Un saludo!