Muy agradecido a los seguidores de este blog, os informo de que termina esta experiencia a la par que acaba el año. La noche que viene es la de los grandes propósitos, ya sabéis, y uno de los míos consiste en ... digamos que administrar mejor la aceleración del tiempo. Ojalá se cumpla esta aspiración y también todas las vuestras. Gracias.

Julio.

Nochevieja de 2013.


domingo, 20 de febrero de 2011

Tesoros de Omaña (I): El retablo de Villabandín




El retablo de Villabandín, 
en el Valle Chico de Omaña.



J.S. Bach
  Oratorio de Navidad  BWV248


Algunos templos de Omaña guardan imágenes medievales que tienen un valor excepcional no solo por razón de antigüedad sino por sus cualidades estéticas y expresivas. Todas se deben a lo que calificamos como arte popular. Santa Ana de Trascastro, La Encarnación de La Seita -en Rodicol-, las Vírgenes de Salce o de El Villar de Omaña y alguna talla más siguen hoy en sus iglesias mientras que a otras, como el muy peculiar Cristo de Torrecillo, las guarda y exhibe el Museo Catedralicio y Diocesano. Son piezas de imaginería aislada que, andando el tiempo, pasaron a ocupar lugar prominente en los retablos, aunque no todas o no siempre. 


Además de esas esculturas tan antiguas, Omaña tiene unos cuantos retablos construidos a lo largo de la Edad Moderna. Una de las más meritorias y admirables piezas del tesoro histórico artístico comarcal es el retablo de la iglesia de Villabandín, cuya construcción data del siglo XVII.

A finales del XVI, durante el tiempo que se conoce como tardo-renacentista, se impuso en parte de Europa una escultura religiosa al servicio de la Contrarreforma, es decir, frente a la Reforma Protestante promovida por Lutero y que tanto desgastaba al catolicismo. El Concilio de Trento (1545-1563) se ocupó, entre otros asuntos, de la instrucción en la doctrina, lo que dio lugar a una oleada artística en favor del aprendizaje por observación. Se trataba de favorecer expresiones pictóricas y escultóricas capaces de mantener la atención de los feligreses  y ayudar al predicador en la enseñanza de los libros canónicos -Antiguo y Nuevo Testamento- y del santoral católico. Así nacieron infinidad de retablos que, en cierto modo, podrían equipararse a los actuales cómics.



 
Los retablos albergan una serie de imágenes distribuidas en planos horizontales -banco, cuerpos y ático- y verticales. En la calle central y sobre el banco siempre debe estar el sagrario, sobre el que se coloca la representación del santo titular de la iglesia. El sagrario original de Villabandín no es el que ahora puede verse pero, sobre la hornacina vacía, sí que está San Miguel Arcángel, quien da nombre al templo y es la única talla aislada o de bulto redondo que hay en el conjunto. 



































































Un San Miguel Arcángel de notables orejas, vestido a la manera militar romana,
alancea en plena cuenca ocular a un diablo rojo de fuego y furia.



Durante el Renacimiento fue habitual situar en el ático una talla de la Crucifixión. Más tarde, con la eclosión del barroco, el ático pasó a estar ocupado por una representación del Padre Eterno, un Maiestas Domini como éste de Villabandín. 


La huida a Egipto, que ocupa la primera casa en el cuerpo inferior del retablo, es una de las tallas más celebradas. Suelen llamar la atención la vestimenta del Neno -envoltorio usual hasta no hace tanto tiempo aunque quizá es más colorido éste de Villabandín- y el elegante atavío de San José.



El Cristo Resucitado.
 
Las columnas salomónicas propias del barroco, retorcidas y adornadas con sarmientos cargados de racimos, parece que fueron incorporadas al retablo renacentista en una pronta modernización.
 

 
San José y el Neno.

 
San Joaquín y la Virgen nena.


Modelo iconográfico ideado en el siglo XV que representa a Santa Ana 
llevando en brazos a su hija, la Virgen María, quien a su vez sostiene al Neno Jesús.
El parecido entre madre e hija es innegable. 



La Coronación de la Virgen.


La Anunciación.

 
La Visitación.
 
Saludo entre la Virgen y Santa Isabel, bellamente ataviadas 
y muy parecidas también. Por algo eran primas.



La Adoración de los pastores.
 
Esta serie de imágenes del banco es muy atractiva y a menudo los omañeses
fotografían alguna viñeta para felicitar con ella la Navidad.
 

 
Presentación del Neno en el templo.


Adoración de los Reyes Magos.



Bautismo de Jesús en el Jordán.


Aunque es pieza aparte, este Ramo de Villabandín se cuenta 
entre los más guapos de Omaña.






Escudo en la Casa del Concejo de Villabandín.

_______________________________________________


Para Josepín Hidalgo, que me llevó a descubrir muchos
tesoros ocultos en Omaña, y para los amigos del I.E.O.
Y, por supuesto, para Miguel y familia y para Mercedes, de Villabandín. 

 




15 comentarios:

Irma dijo...

Gracias por compartir este tesoro Omañés.

Saludines Irma.-

montañés dijo...

gracias julio!, no soy entendido en estas materias de imagineria religiosa pero no tenia ni idea que estas cosas tan bonitas y valiosas estuvieran tan cerca (villabandin, rabanal, cospedal, etc) o si lo sabia no le daba importancia. por qué no trasciende esto y se da a conocer epoca, estilo, etc????.

Julio A. R. dijo...

Tu pregunta, Montañés, me la hago yo muchas veces. La colección de "arte sacro" de las iglesias omañesas tiene fama entre los entendidos. Es arte popular, hecho por paisanos que se ganaban la vida (a lo mejor no mucho más que la comida y el alojamiento) por hacer esas obras.
Lo de Rabanal y Villabandín es muy bueno. Y, si tienes ocasión, vete a Salce.
D. Máximo Gómez Rascón ha publicado varios libros sobre arte sacro en las iglesias leonesas.
J.

Xana dijo...

El retablo fantástico pero no olvidéis el "ramo leonés" que es precioso.

Y sobre todo, no perdáis de vista que si todas estas cosas estuvieran en cualquier otra región que no fuera el País Leonés, el tratamiento sería muy distinto por parte de todas las administraciones.

José Luis dijo...

Fantástica representación del arte popular, una maravilla. Gracias.

I.E.O. dijo...

Muchas gracias por dedicarnos las imágenes de este tesoro. Por favor, sigue difundiendo los paisajes, la naturaleza y la cultura de nuestra querida Montaña.
Saludos del I.E.O.

LEÑADOR dijo...

Mui prestosu´l blog

Julio A. R. dijo...

Estoy sorprendido viendo el éxito de este reportaje sobre el retablo de Villabandín.
He sustituido la foto de La Visitación porque la anterior estaba algo desenfocada.
Afortunadamente tengo muchos amigos en Omaña (soy un 50% de Vegapujín y, además, discípulo de Chema Hidalgo).
En cuanto tenga tiempo, voy a ver a Salomé (otro encanto omañés) y os preparo un nuevo retablo. Pero antes procuraré hacer un paisaje guapo. En Omaña eso está "chupao".
Gracias,
J.

Zaskandil dijo...

Que gran descubrimiento este rincón montañes!!
Enhorabuena. Me ha encantado el post y muchos de los anteriores. Unas fotografías preciosas. Yo soy un babiano emigrado al que le encanta ver su tierra en la distancia. Gracias por hacerlo posible.
Por cierto, una foto en particular me ha interesado mucho: Se trata de la del pastor marroquí con el corderín y su carea. Este es el motivo de mi interés pués tengo un blog alusivo a estos perros y esa foto se sale. Me gustaría pedirte permiso para poder usarla en el blog, en el cual aparecen pastores originarios de la montaña (Babia y Luna) con sus perros y ovejas.
la dirección del blog es:
carealeonés.blogspot.com
por si te apetece echarle un ojo y contactar conmigo. De nuevo, felicitarte por tu trabajo.
Un saludo

Julio A. R. dijo...

Zaskandil: te envié un e-mail y la foto. Gracias.

Ernesto dijo...

Toda la vida veraneando en el pueblo de al lao (Sabugo) y nunca vi el retablo ni entré en la iglesia. Un reportaje muy chulo

María del Roxo dijo...

No soy yo mucho de retablos, pero tengo que reconocer que éste es espectacular. Me encantan las imágenes, con ese puntito entre rígido y naïf, y el decorado cuasi-teatral del fondo. Precioso.

Lucía dijo...

Los del Robleo:
que maravilla ver el retablo de nuestro pueblo aunque tenemos la suerte de verlo todos los veranos,todavia consigue emocionarnos.

Lucía dijo...

los del robledo:

simplemente precioso gracias por subir estas fotos. un saludo

Julio A. R. dijo...

Un experto en arte y etnografía, titular del Centro Superior de Investigaciones Científicas, con un bagaje muy serio como investigador y autor de libros sobre antropología, patrimonio, arte religioso y popular, etc..., envió este correo a un amigo. Y este amigo común me lo remite para que lo copie aquí y, así, los omañeses tengan conocimiento de esta opinión. El mensaje dice:
"Querido X.: acabo de ver un retablo de Omaña que me ha dejado perplejo por su belleza que, creo, nace de la interpretación de grandes modelos castellanos realizada por la fuerza de un artista -casi artesano- local. La fuerza de la policromía, la temática gozosa de Navidad y el candor de lo realizado en conjuntos como éste, hace que nos reconciliemos con el Hombre de vez en cuando. Hay otros elementos de carácter popular como la escalera a la tribuna, la pintura del testero de la iglesia, a manera de pabellón, y el mueble para los cirios, que bien merecería ser tenido en cuenta en una de las sedes de Las Edades del Hombre. Muchas gracias por ese regalo visual."
Que lo sepan los omañeses.