Muy agradecido a los seguidores de este blog, os informo de que termina esta experiencia a la par que acaba el año. La noche que viene es la de los grandes propósitos, ya sabéis, y uno de los míos consiste en ... digamos que administrar mejor la aceleración del tiempo. Ojalá se cumpla esta aspiración y también todas las vuestras. Gracias.

Julio.

Nochevieja de 2013.


martes, 4 de diciembre de 2012

Don Tomás: ¡La arrancadera!





Mozart
Música Funeral Masónica, K.477



Desde Piedrafita de Babia.


El 3 de febrero de 2011 envié a través de este blog la primera carta a Don Tomás. Casi tres años después, en lo esencial, vale lo dicho entonces aunque la actualidad es aún más siniestra.

Las explotaciones de carbón a cielo abierto en Laciana y Babia -Nueva Julia, de la que trata este reportaje, Leitariegos, Feixolín, Fonfría...-, indefectiblemente, todas terminan siendo declaradas ilegales, pero eso siempre ocurre demasiado tarde, cuando el ente se ha llevado lo mejor de la tajada. ¿Que quién es el ente, la cuadrilla, la componenda? A lo mejor algún día lo sabremos. Los caminos de la Justicia son como los del Señor, inexcrutables. 



Se suele citar el caso de Al Capone, el gángster con más decollante curriculum en el mundo criminal en los Estados Unidos durante los años 30, a quien la Justicia Federal solo fue capaz de trincar por una nimiedad, una evasión de impuestos.
Aunque en Nueva Julia se cometieron desmanes continuos y colosales a la vista de todo aquel que los quiso ver, la explotación solo pudo ser paralizada por dictamen de un Tribunal Europeo y a causa de un urogallo. 

En un panfleto enviado por la alcaldesa de Villablino al orbe entero, se decía que el causante del cierre de esta mina a cielo abierto fue un animal al que los niños de esta comarca nunca han visto ni oído. Como en el caso de Al Capone, el ente vio truncado este plan suyo por lo que parece una nimiedad. Pero lo cierto es que la explotación carbonera había rebasado con creces los límites concedidos y penetrado extensa e ilícitamente en el término municipal de Villablino con la pasividad -eso al menos- de los regidores municipales obligados a velar por el patrimonio y la legalidad. 
Hace años que el término municipal de Villablino fue declarado íntegramente Lugar de Importancia Comunitaria (1)  y la primera exigencia que había de satisfacer el empresario -que forma parte del ente- es tener licencia para ocupación de terrenos. Huelga hablar de estudios de impacto ambiental y de todo lo demás.



Avance de la explotación en términos LIC del Valle de Laciana.


A finales de los años 80 se sabía que la sustitución de los pozos o minas subterráneas por explotaciones a cielo abierto significaría la desaparición de miles de puestos de trabajo y la degradación del capital natural -paisaje, aguas, biodiversidad, recursos económicos en suma- en estas comarcas. Desde entonces la arbitrariedad fue el primer atributo de una minería consistente en desmochar montañas con medios mecánicos de capacidades colosales. 

Políticos locales y regionales defendieron un negocio fuertemente subvencionado, pingüe, efímero -su fin se sabía cercano- y de provecho restringido a muy pocos. La gravedad de los hechos se acentuó al prometer a los jóvenes un futuro espléndido para la industria del carbón en este yacimiento inabordable por sus características geológicas y geográficas y al asegurar que las mayores empresas de generación eléctrica harían formidables inversiones en la proximidad. (2)   




Si fuese investigado a fondo todo lo relacionado con este asunto, creo que saldría a la luz un escándalo político, financiero, ecológico y sanitario de dimensiones colosales, pero eso no ocurrirá. 
En fin, el texto colgado en este blog hace casi dos años es el que va a continuación, tal cual estaba. Lo que sí he actualizado son las fotografías.
  


Camino público cortado ilegalmente en la Vega de La Mora, entre Laciana y Babia.



Don Tomás: ¡La arrancadera!


Lo de arrancadera va con doble sentido. Tiene que ver con arrancar, desollar y descarnar pero también es la expresión que utilizamos por aquí para aludir a la última copa de vino. A la última del día, claro. Tomamos la arrancadera y ... cada uno a lo suyo.
O sea que, a partir de hoy, dejo de enviarle misivas, don Tomás (3). Más que nada porque supongo que no le llega ni una. Así que ahí va la arrancadera.     

El pasado jueves escuché al señor Mantero cuando fue entrevistado por Radio Bierzo para el programa Cara a cara. Me causó muy buena impresión su tono amable, su expresión simpática, sus respuestas rápidas y al mismo tiempo comedidas, sensatas, dando siempre la impresión de dominar los asuntos de la energía, la generación, sus tecnologías y costes, las subvenciones, los mercados y demás.



Al fondo, Piedrafita de Babia.


La competencia de un Director General de Energía debiera darse por supuesta. ¿Por qué entonces sorprende comprobar el buen bagaje técnico de un alto cargo de la administración? Sorprende porque, en estas cabeceras del Sil,  estamos habituados a oir los barrenamientos, juicios, apuestas, veredictos y necedades que en materia de energía hacen los políticos y técnicos del espléndido futuro que ... ¡válgame santa Bárbara!

Lo que no me gustó tanto en la intervención de don Ricardo fue que, al tratar de la minería del carbón en el noroeste leonés, hiciera únicamente alusión a "los pozos".
¿Qué pozos? Para un ingeniero competente, y además babiano, debe de ser desquiciante y funesto para la salud verse obligado a defender el Plan Regional de Ámbito Sectorial de Explotaciones A Cielo Abierto en Laciana y Babia para el período 2009-2020.


Carrasconte.

Es cierto que en El Bierzo y en el este de la provincia quedan algunos pozos, pero en el Valle de Laciana y en Babia, en este país de la nieve que el señor Mantero dice adorar, no hay ningún pozo minero en operación desde hace tiempo. Aquí, cuando nieva, los montes ya no exhiben aquella blancura impoluta que antaño armonizaba con un silencio clamoroso. Desde Quintanilla de Babia hasta el Puerto de Leitariegos se ven continuos desgarros y lamparones y se escuchan estruendos. En Laciana quedaban cien mineros de los de verdad en un anejo al Pozo Calderón. Los conservaba el empresario en plan testimonial, acaso para utilizarlos como arma de presión cada vez que le conviniese. Pero ya ni eso.

Desde Riolago -el precioso pueblo del señor Mantero- hasta Quintanilla de Babia, apenas hay doce kilómetros de carretera. El Director General de Energía y Minas debería saber que clase de "pozos" hay por aquí. Pero, por si no los conociese debidamente, le paso un testimonio gráfico y el relato de una excursión reciente.


El caserío de la foto es el barrio de La Perida, en Quintanilla de Babia. Las vacas charolesas del señor Braña pastan por aquí, alrededor del río Luna, y beben su agua. El señor Braña me dice que en el río Luna hay truchas. Le pregunto si también las hay en el río de La Mora y me contesta que no. En el barrio de La Perida confluyen dos arroyos, el de Valmayor y el de La Mora. Ambos da lugar al Luna.


Voy remontando el curso del arroyo de La Mora, sin salirme ni un momento del camino vecinal y vía pecuaria -aun a riesgo de volver a padecer una agresión con secuestro incluido-, hasta dar vista a lo que fue la Vega de La Mora. Y aquí encuentro un cartel que pretende prohibir el paso por una vía pública. 



Me alejo pues del camino vecinal, por si las pedradas, y subo entre los piornos a un altozano próximo. Desde aquí arriba alcanzo a ver los restos del Cuerno de La Mora, la montaña de Carrasconte, ahora despellejada, roída y casi desaparecida. 



A sus pies veo venir el arroyo de La Mora privado hace tiempo de sus límpidos aportes invernales. En la ladera ya no hay manantiales. Solo en la base del talud se ven unas fuentes mutantes donde medran algas de aspecto siniestro.



Y esto es lo que viene después. Una serie de barreras y de zanjas controla el flujo de agua y lo retiene en una balsa colosal. 

 

El estanque, con cinco hectáreas de superficie y diez metros de profundidad, fue construido en el verano de 2006. Me acuerdo muy bien. En junio de aquel año pasaron por aquí dos mil ovejas camino de los Puertos de La Cueta. Seguían, como siempre, el cordel que viene de la Cañada Real de La Vizana y que, tras recorrer los valles de Omaña, salta a la vega de La Mora por el collado de Villabandín. A cargo del rebaño estaba José Antonio, experto en el oficio, ayudado por dos jóvenes marroquíes. Uno se llamaba Abdelaziz. Del nombre del otro no me acuerdo.



Durante aquel mismo mes de junio, en los puertos de Ladreras, Veigarredonda, La Orbia, El Robezu y el Rañadoiru, el rebaño creció con el nacimiento de novecientos corderos.
Se agotó el verano y, el veinte de octubre, bajo una lluvia torrencial, la partida levantó el vuelo muy temprano para hacer el camino de regreso a hibernar a la ribera leonesa.
José Antonio me había advertido de que pasarían por el Collado de Villabandín a eso de las cuatro de la tarde. Yo los esperaba allí, junto con mi amigo José Luis El Tío, minero, montañero, fotógrafo y poeta. Pero dieron las cuatro de la tarde y las cinco y las seis mientras nosotros escrutábamos lo poco que alcanzábamos a ver de la Veiga de La Mora sin descubrir ni traza del rebaño.
Cuando, al fin, la cabeza de la expedición apareció a lo lejos, eran las seis y media. José Antonio venía al frente. Abdelaziz, en cola, llevaba en brazos un cordero recién nacido. La oveja madre acababa de parir en el sendero y ahora seguía su camino balando desazonada, reclamando a la cría.
¿Qué había ocurrido?


Cinco horas antes, a eso del mediodía, cuando los pastores y el rebaño se disponían a entrar en La Mora, toparon con un cráter gigante que en junio no existía. Ya no había ni camino ni arroyo. La visión debió de ser sobrecogedora, al menos para José Antonio y para los muchachos marroquíes, porque las ovejas no se dieron por enteradas. Ellas se limitaron a amontonar su boba mansedumbre bajo la tenaz lluvia, al borde de la balsa, y a esperar.
Mientras José Antonio echaba a andar en busca de una solución, Abdelaziz creyó necesario  orar. Se arrodilló  mirando a Peña Ubiña, a La Meca más bien, y rezó a su Dios. Fue así, José Antonio me lo contó. 
Al cabo de dos horas, un empleado de la explotación carbonera tuvo a bien indicar a los pastores cómo salir del atolladero.



Tomé esta foto a Abdelaziz en los pastizales del Oceo, justo al pie del collado
visible al fondo, donde minutos antes había nacido el cordero.




En fin, dejo aquella historia de los pastores y el rebaño y vuelvo al surco. Más o menos en aquella esquina del fondo -imagen superior- se aprecia la entrada de los drenajes de La Mora y de su arroyo al gran cráter que, por supuesto, ni está impermeabilizado ni tiene medios de control físico-químico a la entrada y a la salida ni nada que se le parezca.


Estos gráficos de Google Maps y del Sigpac aclaran algo el asunto. En la imagen superior, entre Piedrafita de Babia y la Veiga Chache (izquierda) y la vega de La Mora (derecha), el monte de La Mora ha sido arrasado por completo. En la vega de La Mora se ven dos lagos. El más lejano es el pozo artificial donde queda retenido el curso del río Luna.  


La rosquilla naranja señala Quintanilla de Babia y el lugar donde confluyen los arroyos Valmayor y La Mora dando origen al rio Luna.
La rosquilla blanca señala la balsa de cinco hectáreas que corta el camino vecinal y el curso del arroyo de La Mora.
La rosquilla azul señala el lugar de la vía pecuaria y camino vecinal del que algunos vecinos de Laciana y realizadores y técnicos de TVE tienen un recuerdo siniestro.
La rosquilla roja señala el Santuario de Carrasconte.
La rosquilla morada señala el pueblo de Villaseca de Laciana.
La rosquilla de color rosa señala el área que fue reventada a cielo abierto durante el año 2010 y que la fotografía del sistema SIGPAC, pendiente de actualización, no recoge. Esta parte de la explotación se encuentra en términos municipales de Villablino, es decir, fuera de los límites autorizados. La siguientes fotografías lo prueban. 






Y ya voy concluyendo, don Tomás. En la solicitud de recalificación urbanística para el desarrollo del área carbonera de Nueva Julia y La Mora, la empresa Minero Siderúrgica de Ponferrada o Coto Minero Cantábrico afirmó que ambas explotaciones a cielo abierto están diseñadas para llevar a cabo simultáneamente la restauración de antiguas explotaciones a cielo abierto que no fueron convenientemente restauradas y que confieren en este  momento al paisaje un aspecto deplorable que debe ser perentoriamente corregidoEl documento que contiene tan asqueroso párrafo fue elaborado por el ingeniero Samuel Gutiérrez en junio de 2008 y obra en poder de ustedes.       

Como es de sobra conocido, la restauración de los territorios afectados por explotaciones a cielo abierto es imposible, puesto que restaurar significa reparar, renovar o volver a poner algo en el estado o estimación que antes tenía. Pero sí cabría sanear estos parajes hasta donde fuera posible e incluirlos después entre las atracciones del futuro Parque Natural de Babia y Luna, no sé si como Lugar de Interés Histórico y Pecuario o como Centro de Interpretación de la Golfería.


En mi opinión, este desaguisado no lo promovieron ustedes exactamente, pero cargaron con el muerto de unos años para acá y ahora les toca resolverlo. Hay muchísima tarea por hacer para paliar tanto daño y eso podría significar puestos de trabajo. Los jóvenes que han sido despedidos podrían emplearse durante algunos años en estas labores. La Unión Europea va a continuar aportando fondos para proyectos relacionados con el medio ambiente y la CE mantendrá hasta 2018 las ayudas para el cierre de explotaciones. Con todo esto, se podría actuar en el LIC y Reserva de la Biosfera de Laciana para sumar este territorio al de los Parques Naturales de las Fuentes del Narcea, Babia y Luna (a ver si lo declaran ustedes de una vez), Somiedo y Las Ubiñas-La Mesa. Justo en medio de tamaña riqueza paisajística, biológica, etnográfica y salutífera, Villablino podría erigirse en centro de servicios para todo el área. Villablino podría aspirar a vivir de eso si hubiese iniciativa, voluntad y compromiso por parte de las administraciones.
Comprendo, don Tomás, que usted tiene grandes responsabilidades y poco tiempo para perderlo mirando blogs, pero puede que algún conocido suyo le de noticia de éste. En fin, quedamos en que ésta entrada era la arrancadera y aquí termino.  Próximamente, en relación con la minería a cielo abierto en Laciana y Babia, quisiera hacer alguna referencia a la conocida como Sentencia del Berberecho. Pero esa es otra historia que interesa más bien a los responsables de Medio Ambiente y de Justicia.
Que haya salud, don Tomás, y suerte para todos. También para Abdelaziz, de quien nadie se acuerda.  

       _________________________________________________________________



Actualización a 22 de noviembre de 2012:


Por sentencia del Tribunal Europeo de Justicia, la explotación Nueva Julia está paralizada. La Junta de Castilla y León intenta colar en Europa un nuevo estudio de impacto ambiental que permita autorizar la reapertura. Entre los ardides utilizados para que tenga éxito la maniobra, hay dos muy destacados. El primero consiste en trocear el área objeto de la devastación de manera que no sea vista desde Bruselas como un todo sino como una serie de pequeñas intervenciones aisladas y poco significantes. El segundo estriba en considerar las explotaciones de Nueva Julia y La Mora como algo completamente nuevo, haciendo tabla rasa de las salvajadas que se perpetraron anteriormente.
  


  


Piedrafita de Babia.



En el área invadida del término municipal de Villablino aun queda mucha tajada por zampar y es probable que el gobierno no se entere.


  
Notas:

(1) Los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) están protegidos para garantizar en ellos la conservación de los hábitats naturales y la fauna y flora silvestres. (Directiva 92/43/CEE). Los LIC, seleccionados por los diferentes países -en este caso por la Junta de Castilla y León- en función de estudios científicos, se integran en la Red Europea Natura 2000.

(2) Los campeones nacionales de la energía, ¿recuerdan? Enel y Gas Natural.

(3) Don Tomás Villanueva Rodríguez es vicepresidente segundo del Gobierno de Castilla y León y consejero de Economía y Empleo y anteriormente consejero de Industria, Comercio y Turismo y también de Educación y Cultura.

9 comentarios:

Xana dijo...

Estupendo artículo que debiera hacer que a los responsables de tanta barbaridad se les cayera la cara de vergüenza, claro que para eso, hay que tenerla.

Con tu permiso voy a copiarlo en "Los Rugidos de León" (Blog de Tribunas de ComunidadLeonesa.ES). Todos debemos concienciarnos de los crímenes que se están cometiendo contra el medio ambiente y el futuro de nuestra tierra y de nuestros hijos.

montañés dijo...

no tienes agarrao lo tuyo y aspiras a lo ajeno, dios mio que mal andamos, lo siento....la entrada contundente pero perdiste el hilo al final. a seguir diluyendose amigo....

ComunidadLeonesa.ES dijo...

Olvidé decirte, copié la entrada con las fotos, si no quieres que las publique (aunque creo que algunas son imprescindibles para entender el artículo) o hay que poner nombre del autor, o cualquier otra cosa que se te ocurra, mándame por favor un correo a ComunidadLeonesa.ES@gmail.com.

En nuestro blog, antes del artículo, aparecerá:

Por Julio A.R de "Noroeste Leonés" (http://lacianababia.blogspot.com)

o cualquier otra cosa que tu quieras indicar.

Espero tus noticias

Carlos de Sebastián dijo...

¡Bravo! Muy bien dicho todo, sí señor. El párrafo en el que se expresa cómo las labores de saneamiento pueden dar más trabajo que el cielo abierto (única minería en la actualidad) lleva las ideas que desarbolan el pobre argumento de "la minería como único e inevitable recurso".

Alto Sil dijo...

"Me causó muy buena impresión su tono amable, su expresión simpática, sus respuestas rápidas y al mismo tiempo comedidas, sensatas..."

Por supuesto que para triunfar en el mundo de la política (y en el de la empresa) es mucho más razonable y rentable parecer comedido, tolerante y sensato. Sólo hay que echar un vistazo a la mayoría de los grandes empresarios de España, y ese perfil coincide. Y esa apariencia da mayor credibilidad a sus palabras cuando desacreditan públicamente a quien les molesta, que si lo hicieran dando voces o soltando tacos.

Desgraciadamente, la sociedad en general suele quedarse con esa imagen superficial que nos muestran los demás, fijándose más en lo que dicen y cómo lo dicen (y su simpatía es un plus) que en lo que hacen y cómo lo hacen. Y así está el mundo lleno de caraduras y sinvergüenzas (y criminales) de presta sonrisa y aparente voz amable, en puestos de enorme responsabilidad.

El Sr. Mantero no reside junto al Campo de la Mora, ni con vistas a escombreras, y como su corazón no ve, no siente. Suponiendo que haya algo sensible en su corazón, o sus intereses personales le dejen sentir algo...

Julio A. R. dijo...

Para Xana y para Comunidad Leonesa: por supuesto que podéis utilizar texto y fotos como queráis. Vuestro altavoz es muy potente. Muchas gracias.

Montañés: a veces eres tan críptico que no te entiendo. Explícate mejor, anda. Lo que está bien es lo de "a seguir diluyéndose". En eso estoy, muy a mi pesar.

WALCHER dijo...

Si tenemos en cuentas las millonarias ayudas recibidas por Vitorino para las explotaciones (y nunca mejor dicho) llevadas a cabo en Babia y Laciana, donde se contemplaba algún tipo de restauración de las mismas... Ya sabemos que restaurar sería algo imposible, pero si sería posible al menos dejar las auténticas salvajadas llevadas a cabo por doquier como algo, al menos transitable. Se supone, que cuando el sujeto citado realizó las pertinentes solicitudes, habrá depositado algún tipo de dinero como fianza, al menos e otros temas así funciona la administración; aunque dudo que con Vitorino fuera así. Pues con ese dinero depositado, más algo de las subvenciones que se pueda pillar, porque a la vista está que nunca cumplió ningún tipo de convenio firmado con nadie, ni con el gobierno, ni con la junta, ni con nadie; luego se le podría reclamar ante el incumplimiento manifiesto por su parte… Pero bueno, esto que estoy escribiendo sabemos que, aún siendo más cierto que amanece cada día, es algo que ningún político se atrevería a reclamar. Máxime cuando todos los políticos lacianiegos, leoneses, comunitarios y nacionales le han bailado el agua al susodicho personaje… Pero por soñar que no quede…
¡¡¡ NI UN CIELO ABIERTO MÁS !!!

montañés dijo...

sigo con la misma:
decreto ya, carbon nacional de necesidad social, cupo claro por parte del gobierno, zapatero como leones arrima el hombro y cacho pa leon, ciuden rompe la matraca de lo ambiental, ayudas a la mineria de interior como se ayuda a otros/as, y guerra judicial a la junta para que elimine intereses sociales en los cielos abiertos, ademas de fiscalia en los desamanes ya ejecutados. a partir de ahi que cada uno saque sus castañas. los demas recursos ya los vislumbro lago para la montaña leonesa. y unidad y concentracion de fuerzas, zopen...., que esa es la causa-consecuencia de que se rian de vosotros.

Julio A. R. dijo...

Montañés: me gustaría interpretar tus comentarios pero se ve que no soy un buen ἐξηγητής. ¿Por qué no lo intentamos por e-mail?