Muy agradecido a los seguidores de este blog, os informo de que termina esta experiencia a la par que acaba el año. La noche que viene es la de los grandes propósitos, ya sabéis, y uno de los míos consiste en ... digamos que administrar mejor la aceleración del tiempo. Ojalá se cumpla esta aspiración y también todas las vuestras. Gracias.

Julio.

Nochevieja de 2013.


domingo, 14 de noviembre de 2010

Villager de Laciana (I): el samartinu

Dedico esta entrada a mi admiradas doña Olga y doña Loli, médica y enfermera en el Centro Sanitario de Villablino, a las que recurriré cualquier día de estos por lo del LDL y el HDL.
Advertencia primera: muchas fotografías no son políticamente correctas. Puesto que probablemente estamos viviendo los años más estúpidos de la civilización occidental, me parece oportuno el aviso. Advertencia segunda: conviene ver este reportaje justo antes de comer. Nunca después.   


Domingo, 14 de noviembre de 2010. Diez de la mañana.
De momento el cielo está limpio por la Collada.


Este hermoso pueblo se llama Villager de Laciana.
El nombre de Villager (villa -villae, ager -agri) se puede entender como Casa de Campo. De ahí que algún bromista discurrió que aquí habría pasado los fines de semana el ilustre Caius Plinius Cecilius Secundus cuando recorría las explotaciones auríferas de la Gallaecia, mientras que su oficina estaría en Villablino (Vilaplinius).
Hay quien se lo tomó en serio y el asunto ya aparece en alguna enciclopedia. 

















Querido Manolo: te asalté la casa.





El caso es que, en Villager de Laciana, en la plácida mañana del domingo 14 de noviembre de 2010, a las diez, bajo el tendejón del patio de la escuela, se estaba preparando una matanza.
   

Una "matanza" (en adelante samartinu) discurrida por Félix Chousero, el mayor animador cultural que conocieron los tiempos desde Plinio el Viejo para acá, contando con la colaboración del Ayuntamiento de Villablino (aportó la víctima), la Asociación de Amigos de Sierra-Pambley (bebidas y otros fungibles), la Junta Vecinal y la Asociación de Mujeres Buenverde (materia prima para morcillas y chorizos además de la puesta en escena y un trabajo muy bien hecho), Aurelio el acordeonista y la Asociación Folklórica Tsaciana.


La fotografía superior certifica que el gocho o gorín fue sacrificado en un matadero legalmente autorizado, según las normas y procedimientos establecidos. Los vecinos de Villager dramatizaron el acto de la matanza e incluso algún artista, camuflado entre el público, emitió los desgarradores gruñidos. Las restantes operaciones del samartinu fueron ejecutadas tal como muestra el reportaje.




































Aurelio "El Ferreiro", músico.



Títulos de crédito:



Nota: durante la fiesta del samartinu tomé una foto a una niña muy pequeña (de tres años, quizá). Seguramente a sus padres les gustará tener una copia. Si alguien de los presentes sabe de quién se trata, que me avise.  

2 comentarios:

montañés dijo...

http://montesoccidentalesdeleon.blogspot.com

Laura dijo...

Amigo blogmaster... ¡Por Dios, que mal suena esto de blogmaster en una página de Laciana y Babia...! Siempre ha mantenido que para escribir o trabajar con imágenes de nuestra tierra, puede hacerse de dos formas: Ora con papel y lápiz, ora con cámara, según el caso, o por el contrario con el corazón. Y hasta ahí puedo decir.

Gracias por estos buenos ratos que nos haces pasar a los que aunque no físicamente, sí con el espíritu, estamos recorriendo nuestros montes y visitando raíces de todo tipo todos los días mañana tarde y noche. Respecto a los allanamientos, espera noticias del juzgado a no tardar.

Un abrazo... blogmaster.
Manolocazador.